Share →


Jesús Iglesias de Emprendae facilitando una sesión de “dibuja tu modelo de negocio” con ecoemprendedores libaneses. American Univeristy of Beirut. Líbano, Junio 2012. 


El tercer módulo de la formación presencial de “Incubaeco 2013″ concierne el tan temido pero tan necesario Modelo de Negocio. Recapitulando, en el módulo 1 co-creamos la estrategia de nuestro ecoemprendimiento para llegar a nuestras líneas de acción estratégicas (grandes ejes temáticos de los que derivarán nuestros servicios y productos); en el módulo 2, optimizamos desde un punto de vista ambiental dichas líneas estratégicas gracias a la herramienta del ecodiseño.

Ahora, en el módulo 3 ha llegado el momento de definir nuestro modelo de negocio o, en otras palabras, dar forma concreta a nuestros servicios/productos, concretando todos sus detalles: beneficiarios, clientes, colaboradores, impacto potencial (valor creado), “inputs” de proveedores (valor necesitado), otros productos/servicios aceptados en intercambio (“trueque”), tarifas, etc.
 

En este preciso momento es cuando tiene lugar la mayor novedad metodológica: en vez de seguir la filosofía clásica de centrarse primero y fundamentalmente en la rentabilidad económica de la empresa, y dejar para más adelante, como “añadidos”, la responsabilidad social y la sostenibilidad ambiental; proponemos cambiar completamente la mentalidad y dar un giro de 180º: maximizar primero el valor social (consulta e “involucración” de los grupos de interés, dentro de la estrategia) y ambiental (análisis ambiental estratégico y ecodiseño) para luego, a continuación, recolectar ese valor y transformarlo en servicios/productos con su modelo de negocio correspondiente.
 

Puede parecer una mera inversión de orden, pero el concepto, la filosofía y los valores que hay detrás son ciertamente transgesores, con potencial de transformar la forma en que hacemos negocios, la forma en que hacemos economía. Más concretamente, se trata de diseñar el modelo de negocio que rentabiliza económicamente el valor social y ambiental creado por el proyecto. Se trata, en suma, de desarrollar el modelo de negocio del proyecto (catálogo de servicios/productos y sus correspondientes tarifas) mediante la optimización de los flujos de valor social y ambiental generados y su traducción en términos económicos (intercambios monetarios y de servicios/productos).
 

El quid de la cuestión es por tanto el intercambio de valor, la búsqueda de contribuciones/retribuciones de valor justas y equilibradas entre los actores participantes. Dicho valor se puede materializar en otros servicios/productos que necesitemos (trueque) o bien traducirlo en términos monetarios (precio del producto o tarifa del servicio). En cuanto a la traducción de valor a términos monetarios propiamente dichos, la estrategia de fijación de precios promovida parte de la economía convencional y, de forma progresiva (según se demuestre el impacto o valor creado por el proyecto), deriva hacia la Economía de Valor(es) (el verdadero concepto revolucionario) donde los precios reflejan y promueven la creación de verdadero valor personal, social y ambiental.
 

Dentro del programa “Incubaeco 2013”, a modo de ejemplo ilustrativo de los puntos anteriores, presentaremos el propio modelo de negocio de Incubaeco, diseñado según los pasos anteriores: detección de la necesidad (ecoemprender para generar empleo de calidad y mejorar nuestra relación con el medio natural), consulta e “involucración” de los grupos de interés (creación del ecosistema de actores de la ecoemprendeduría en torno a Incubaeco), medida del potencial valor a intercambiar, definición de los servicios/productos y de los intercambios deseados y necesarios (monetarios o no).
 
Para más información, puedes consultar el programa completo de la formación presencial, así como el proceso de inscripción.

Recuerda que el plazo termina el 1 de Marzo y las plazas son limitadas … así que no lo dejes para el final!! ¡¡Adelante ecoemprendedor!! 😉
 

Este módulo está diseñado por:

logo_emprendae_254x90