Comunicación y marketing

Comunicando el valor creado e involucrando a los actores

Preguntas clave: ¿Cómo? – ¿Cómo comunico el valor ambiental y social que crea mi proyecto? ¿Con qué mensaje, canales, campañas…? ¿Cómo capturo el mejor y más objetivo feedback posible? ¿Cómo consigo involucrar a los grupos de interés clave para que participen activamente del proyecto y se empoderen del mismo?
 

942337_386505684784666_592998639_n
El ecoemprendedor Rubén García presentando su proyecto (Growinpallet) en la jornada de clausura de Incubaeco Barcelona 2013.

Tradicionalmente, la visión de la comunicación y marketing de una empresa se centra en la venta de sus productos o servicios a sus clientes mediante campañas y canales unidireccionales o, a lo sumo, bidireccionales (colecta del importantísimo feedback para la mejora). La visión del Eco-Plan de Empresa pretende ir más allá (Plan de Comunicación, Marketing y Participación) y realmente catalizar y optimizar las relaciones comunicativas, comerciales y de participación, de todos los grupos de interés principales del proyecto y en todas las direcciones.
 

El objetivo por tanto no es otro que facilitar y maximizar la participación activa de los grupos de interés. Tres herramientas son utilizadas a tal efecto, en conexión con los análisis previos (módulos precedentes):

  • Flujos de comunicación: visualización de los flujos de comunicación (mensajes y canales) necesarios entre los grupos de interés principales para la adecuada transmisión del valor del proyecto (ambiental, social, innovación, fuerza y viabilidad).
  • Estrategias de comercialización: estrategias, y campañas dentro de las mismas, concretas (recursos, tiempo, etc.) de comercialización de los servicios/productos fundamentadas en los flujos de comunicación visualizados y bajo la máxima de la Economía de Valor de que las recompensas (monetarias o intangibles) sean proporcionales al valor aportado, de manera que los intercambios (give & get) sean equilibrados y justos. O en otras palabras, que aquellos actores que reciban más valor del proyecto contribuyan con más recursos a su viabilidad.
  • Dinámicas y procesos de participación de grupos de interés: mediante sistemas de incentivos proporcionales al nivel de participación se busca involucrar lo máximo posible en el proyecto a sus grupos de interés principales, logrando, por ejemplo, que:
    • Desde el inicio del proyecto se co-cree el mismo de forma colaborativa con los actores principales, maximizando así el valor social y la generación de pensamiento colectivo hacia la resolución de un problema común.
    • Todos los actores involucrados aporten y reporten feedback y mediciones de indicadores de impacto para contribuir al proceso de mejora continua.
    • Los clientes se conviertan también en proveedores (intercambio de servicios/productos), en colaboradores (contribuyendo a la difusión/comunicación por ejemplo), e incluso en inversores (el deseo de invertir en un proyecto no es más que el resultado de una amplia confianza en el mismo, en su impacto social, ambiental y en su rentabilidad económica).