Prototipado, lanzamiento y venta

Prototipar etimológicamente es construir la primera versión de algo en aras de probar sus funcionalidades. En el caso de los emprendedores se trata de una de las estrategias más potentes e inteligentes de las que se dispone: lanzar un nuevo producto o servicio al mercado tiene, de forma inherente, un riesgo asociado; dicho riesgo se puede disminuir y fasear mediante pequeñas pruebas a escala que permitan testear la respuesta del mercado, obtener feedback y mejorar el prototipo. Los objetivos son claros: reducir la inversión inicial necesaria para el lanzamiento, probar la solución en condiciones reales de mercado y mejorarla en base a los resultados. En el caso de los ecoemprendedores, el prototipado es aún si cabe más necesario puesto que estamos introduciendo en el mercado soluciones innovadoras que aportan un gran valor ambiental y social. El procedimiento progresivo, mediante sucesivos prototipos, aumentando la escala hasta el punto de viabilidad, concuerda con la estrategia de acercamiento a la Economía de Valor (ver modelo de negocio), mediante la cual el precio de la solución ofrecida parte del valor de mercado (clásico) y deriva hacia una proporcionalidad con el verdadero valor ambiental y social aportado según se demuestra impacto.

1013776_386505444784690_1730341841_n 1004778_385703004864934_1965985810_n
Ecoemprendedor@s de Incubaeco Barcelona 2013 aprendiendo a prototipar en equipo con el juego del “Castillo de fideos y la nube”. Muestra para los ecoemprendedores de Incubaeco de un producto ecodiseñado por Tati Guimarães, fundadora de Ciclus y mentora de Incubaeco, y exhibido en el MoMA de Nueva York.

En Incubaeco, durante la última fase de los programas, los ecoemprendedores diseñan y fabrican prototipos de sus productos/servicios, mientras, en paralelo, obtienen financiación y reciben difusión, de manera que terminan su periplo con todas las piezas necesarias para el lanzamiento. Uno de los mecanismos de financiación (crowdfunding) actúa de hecho como primera prueba de pre-venta del prototipo, midiendo el interés que despierta y los flujos monetarios que genera. El prototipado concluye con la feria de venta en la última semana, que pone el broche final al programa e impulsa a los proyectos al mercado, gracias a la asistencia de potenciales clientes y eco-inversores, además de toda la red de Incubaeco, con el gran impacto mediático que ello conlleva.

A modo de conclusión, l@s ecoemprendedores salen de los programas con un modelo de negocio rentable a máximo impacto ambiental y social, con financiación para ponerlo en marcha, con una gran cantidad de contactos de importancia, y vendiendo. A partir de ese momento levantan el vuelo, acompañados por Incubaeco durante 3 años para asegurar su llegada a buen puerto y el impacto de sus proyectos.